45 años de ‘The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars

134
Se cumplen cuatro décadas y media de uno de los álbumes más icónicos de David Bowie.

Fue en 1972 cuando David Bowie llegó del espacio encarnado como un extraterrestre. Luego de fracasar como un artista común, crear una odisea espacial y componer una ópera musical, Bowie se convirtió en Ziggy Stardust, el álter ego que protagonizó la historia de su quinto álbum de estudio.
La fascinación del músico por el espacio y la ciencia ficción ya se habían hecho presentes en “Space Oddity” y “Life On Mars?”, canciones que apenas bocetaban el concepto de la figura idílica del rock que construiría más tarde.
A mediados de la década de los sesenta, Bowie conoció a Vince Taylor, quien accidentalmente lo inspiró a crear un personaje. Una tarde, después de tomar demasiadas drogas, Taylor mencionó que se había convertido en un dios alien. Basado en este suceso, Bowie comenzó a desarrollar a Ziggy inspirado en el cantante Legendary Stardust Cowboy y en el diseñador japonés Kansai Yamamoto.
El artista británico se convirtió en un extraterrestre omnisexual enviado para dejar un mensaje en la tierra. Básicamente ese era el concepto de The Rise And Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars. El disco era una sola pieza musical de principio a fin. Desde el comienzo con “Five Years” y el sonido de la inconfundible tarola, hasta el final con el asesinato de Ziggy por sus fans en “Rock ‘n’ Roll Suicide”, el álbum significó el punto cumbre para el glam rock.
Maquillaje, mullets y vestimentas inspiradas en Marc Bolan y Alice Cooper, hicieron del espectáculo de Bowie una verdadera representación teatral. Paul McCartney, Mick Jagger y Lou Reed, quienes se encontraban de gira en el momento del lanzamiento del disco, quedaron asombrados por el rockstar alienígena y su banda de arañas.
La primera aparición de Ziggy en televisión fue en julio de ese año cuando Bowie se presentó en Top Of The Pops e interpretó “Starman”, canción que quedaría en la memoria colectiva del mundo anglosajón.
“Lo que hice con Ziggy Stardust fue un cantante de rock & roll plástico totalmente creíble, incluso mucho mejor de lo que hicieron The Monkees, me refiero a que mi rock & roll plástico fue mucho mejor que el de cualquier otro”, declaró Bowie acerca de su álter ego.
En el verano de 1973, Bowie mató a Ziggy anunciando su último show de la gira de forma sorpresiva. Los músicos que lo acompañaban no sabían que ese era su último concierto. David Bowie estaba harto de ser otro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.