¿Las compras compulsivas afectan tus finanzas?

173

 

Si tus gastos exceden tus capacidades para pagarlas ves que tus tarjetas de crédito están llegando al límite, tal vez no solo se trate del gusto de comprar, puede volverse un trastorno psicológico. Y es que viéndolo desde la psicología, este hecho de comprar por impulso se trata de algo emocional o instintivo, de una orden emitida por el cerebro primitivo. Te contamos más al respecto: El cerebro primitivo tiene como objetivo enviar instrucciones al cuerpo para protegerse, sobrevivir o reproducirse, todo lo que lo haga sentirse bien, satisfacerse, la necesidad de dormir, de comer el ser humano lo va a comprar, según el psicoterapeuta Jesús Piña.

Algunos especialistas piensan que tiene su origen desde la niñez o adolescencia cuando los padres les otorgan todo lo que ellos piden que les compren, es por eso que les recomiendan no hacerlo, aun cuando puedan adquirirlo.

Es un trastorno psicológico cuando las personas generan estrés, malestar, ansiedad al no poder adquirir lo que quieren comprar, incluso sienten la necesidad de tenerlo aun cuando saben perfectamente que no les va a servir de nada.

Se pueden identificar también porque al momento de tener lo que deseaban las personas compradoras compulsivas  normalmente sienten culpa, se deprimen. Deben poner especial atención cuando se obsesionan con ese objeto, porque al momento de tenerlo le pierden el gusto lo que podría generar un problema, pueden endeudarse más de lo que podrían pagar.

Hablando de las tarjetas de crédito los compradores compulsivos se caracterizan por usar 2 o más tarjetas. Estas personas son incapaces de tener efectivo en su cartera por más de un mes, no cuentan con una visión de ahorro a corto, mediano ni mucho menos a largo plazo, estas personas viven al día, pagan como pueden, gasta y gana dinero para poder pagar lo que ya debe.

Los consejos que nos da el psicoterapeuta José Piña es que:

  • Realicemos una prueba que lo llama la “prueba del billete” que consiste en guardar un billete de 1000, 500,  200 por un mes, sin gastarlo. si cambiamos el billete es muy probable que lo gastes de manera fácil, esto probará la resistencia que tenemos para gastar en cualquier cosa.
  • Dejar las tarjetas de crédito en casa, si poseen más de 2, dejar las demás, liquidarlas y desecharlas.
  • Cuando sientan la necesidad de comprar algo de manera compulsiva, esperar al día siguiente para comprarlo, pensar en las razones del por qué lo necesitas, cuestionar si realmente es necesario comprarlo y finalmente pensar en los posibles efectos a tus gastos o ahorros.

Finalmente y la más importante:

  • Tener autocontrol y sabe que es algo difícil de lograr pero no imposible, cuando ya tienes identificado que tienes un problema en este caso el gasto desmedido, puedes llegar a disminuirlo hasta evitarlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.