Contratiempo: el trhiller perfecto

123

 

Ya es de todos conocido que el cine español siempre ha aportado grandes genios a la industria. No vayamos tan lejos y recordemos a Almodóvar que ya tiene dos Oscares en su haber. Pero también sabemos que para crear cintas de suspenso son bastante buenos. Y basta nada más revisar los primeros trabajos de Alejandro Amenábar y Juan Antonio Bayona. El primero que con Tesis nos hizo prácticamente vomitar de la angustia y tensión que provocó aquella estupenda película y Bayona que nos sacó más de un grito con El Orfanato.

Este año toca el turno al director oriundo de Cataluña, Oriol Paulo, que aunque no es su primer trabajo, pues ya nos dejó a todos gratamente sorprendidos con El Cuerpo y Los Ojos de Julia, sí es quizá el primero que logra cautivar al gran público. Se trata de la película Contratiempo, una película que simplemente lo tiene todo. Esta es una historia que comienza con una visión y termina con una contraparte planteada de manera interesante e inteligente. Los recursos cinematográficos que Paulo utiliza en esta cinta son explotados al máximo, desde la calidad interpretativa de los actores, la majestuosa fotografía de Xavi Jiménez (Ágora de Alejandro Amenábar y El Camino de los Ingleses de Antonio Banderas), hasta la musicalización sobria, elegante y muy dramática. Pero nada de esto hubiera sido posible sin un buen trabajo de guión. Y lo tiene, Contratiempo tiene un guión prácticamente perfecto.

Un asesinato, un sospechoso y una experimentada abogada. Pocas pistas y personajes cautivadores. Así es, al más puro estilo Hitchcock, Oriol Paulo nos atrapa en esta obra maestra del suspenso desde el primer minuto y no nos suelta hasta los créditos. Toda la historia envuelta en el misterio de un asesinado desde el punto de vista del personajes principal, Adrián Doria (Mario Casas) y la forma en como manipula la verdad. Al paso del tiempo, la ansiedad en el espectador se vuelve pieza clave para el grandioso vuelco sorpresivo final que nos deja con el corazón acelerado y la respiración entrecortada. Simplemente, Contratiempo es grandiosa.

La forma en Oriol juega con los personajes en ese complicado pero magistral guión que él creó junto a Lara Sendim, nos hace pensar en que estamos ante un genio del cine contemporáneo. Sin duda, Contratiempo es lo mejor que se ha filmado en el género de suspenso en décadas.   

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.