Guardianes de la Galaxia Vol. 2, repite fórmula y éxito

117

Vamos a ser honestos. Todos nos enamoramos de Star Lord, Gamora, Drax, Groot y Rocket. Desde 2014, son personajes entrañables y consentidos de chicos y grandes. Este año, Guardianes de la Galaxia, vuelven a la pantalla grande, ahora con su volumen 2.

Sigamos siendo honestos. La primera entrega fue sublime, espectacular, irreverente, graciosa, impredecible, inteligente y a la vez tonta. La primera fue un verdadero prodigio aunque la crítica “especializada” la haya destrozado; amamos a los Guardianes de la Galaxia.

Nuevamente, la segunda entrega es dirigida por James Gunn y es una cinta que se nota, se trabajó en el guión poniendo el máximo de los esfuerzos, llegando a ser similar en humor a la primera, pero no tan entrañable. Sabemos que en la primera entrega la magia fue inesperada, porque el éxito de Guardianes de la Galaxia fue inesperado. La química de los personajes era perfecta y grandiosa. Mientras, en este volumen 2, pasan mucho tiempo separados y sin lograr afianzar el argumento de la película.

Marvel nunca se ha caracterizado por tener en sus películas, guiones complejos, y esta segunda parte de los Guardianes, no es la excepción. El guion es quizá uno de los trabajos más simples que se hayan visto en el cine; sin embargo, todo el peso de la película recae en el carisma de los personajes, en el humor que más que irreverente, es mal educado de Drax (Dave Bautista), en la historia de Gamora (Zoe Saldaña) preocupada por destruir o salvar la relación con su hermana Nebula (Karen Gillian) y la historia personal de Peter Quill / Star Lord (Chris Pratt) para poder saber su origen y construir una relación con su padre Ego (Kurt Russell). Y la historia más interesante y emotiva, resulta la de Yondu (Michael Rooker).

Los Guardianes de la Galaxia Vol. 2, repiten fórmula, repiten humor, repiten personajes y seguramente, repetirán éxito. No es una película mala; vamos, es de lo mejor que tiene Marvel y agradecimos en verdad no ver dentro de la historia a Iron Man o algún otro personaje de su universo, aunque ya se dijo que Star Lord y posiblemente Rocket (Bradley Cooper), puede ser que aparezcan en la nueva de Los Avengers; al contrario, es entretenida, con una banda sonora que nos hizo emocionarnos más de una vez (My Sweet Lord hasta lágrimas provocó en algunos espectadores) y personajes que ya probaron su carisma. No es una cinta que descubre, y ni lo pretende, el hilo negro, es una película que busca entretenernos y divertirnos y eso, lo logra a la perfección. Sí. Nos siguieron encantando los Guardianes de la Galaxia, para qué negarlo, si se pueden convertir en el gusto culposo de más de uno. Y muy merecido.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.