Ya no será necesario inyectar en el futuro

82

El dispositivo aun a prueba, se llama MucoJet

 

Si eres una de esas personas que odia las inyecciones, la ciencia podría rescatarte: los investigadores han desarrollado una tecnología para que un día las vacunas sean a través de una pequeña cápsula. Sin berrinches ni agujas.

El dispositivo que está a prueba, se llama MucoJet y fue desarrollado por investigadores de la UC Berkeley, lo mantienes en la boca, contra el interior de la mejilla. Luego, la cápsula libera una corriente de alta presión de moléculas líquidas y activadoras del sistema inmune a las células inmunológicas dentro de la boca. El objetivo es un área conocida como la región bucal, por ahí entran muchas infecciones al cuerpo. Es rica en células inmunológicas, pero una capa mucosa espesa hace que sea difícil afectarlas con la tecnología existente. Aunque sólo se ha probado en animales hasta ahora, ha demostrado ser eficaz para estimular una respuesta inmune.

Entonces, ¿cómo funciona? El MucoJet es una pequeña cápsula hecha con una impresora 3-D. Tiene dos compartimientos. El exterior retiene el agua; el interior se divide además en dos secciones, una que contiene la solución de la vacuna y la otra que contiene un propulsor químico seco. Ese propulsor podría ser similar a los experimentos de ciencias de la secundaria: es ácido cítrico y bicarbonato de sodio.

Cuando un paciente hace clic en los dos compartimentos, el agua, el ácido cítrico y el bicarbonato de sodio se mezclan y producen gas de dióxido de carbono. El gas crea presión dentro de la cápsula, que se incrementa gradualmente hasta que es lo suficientemente alta como para romper un sello en el depósito de la vacuna. La solución de la vacuna sale del depósito en un chorro líquido. Los investigadores comparan la presión con el irrigador bucal de un dentista: lo suficientemente potente como para hacer el trabajo, pero no lo suficiente para lastimar. Todavía no han probado su eficacia comparada con las vacunas inyectadas, pero los datos hasta ahora sugieren que es comparable.

Sin embargo, la tecnología no sólo es útil para las personas que les tienen fobia a las agujas. Está diseñada para que uno mismo las pueda administrar; es simple de usar y no necesitarías la supervisión de un médico. También almacena las vacunas en forma de polvo. La autoadministración y las vacunas en polvo podrían hacer que se lleven medicinas preventivas vitales a áreas remotas. Los investigadores también están considerando otros diseños, incluyendo una paleta que podría animar a los niños a tomar sus vacunas. Y se habla de una versión que podría tragarse, la cual liberaría la vacuna a medida que pasa por el cuerpo.

Sin embargo, ese futuro aún está muy lejos. Primero tienen que probar la administración de vacunas reales en animales más grandes, lo que significa que probablemente pasarán de cinco a diez años antes de que los humanos puedan usar el MucoJet. Que empiece la cuenta regresiva.

Fuente: 

Fuente Vice

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.