Cuando Jorge Negrete y María Félix se casaron

533

Del odio al amor y al altar

Qué mejor evento para consolidar el amor que una boda, a todos nos emociona celebrarlo sin embargo, cuando se trata de María Félix y Jorge Negrete las cosas cambian pues se convirtió en un evento especial y emotivo para todo México.
Su historia no comenzó de la mejor manera posible, ambos habían sido elegidos como protagonistas de la película “El Peñón de Las Ánimas” Jorge por su parte ya era un actor consolidado, María era la revelación del cine mexicano. Iniciaron la filmación con bastantes problemas, no tenían una buena relación ni dentro ni fuera del set, llegaron a tal punto de no dirigirse la palabra. La situación se hizo aún más incómoda en las grabaciones de escenas de amor.
Jorge Negrete había terminado su relación con la actriz Gloria Marín para esto ya habían transcurrido algunos de la filmación con María; corría el año de 1952 Jorge Negrete mantenía el cargo de presidente de la Asociación de Nacional de Actores y debía darle la bienvenida a María Félix quien había regresado de Europa tras su participación en algunos filmes. Jorge la recibió a través de una fiesta y las cosas cambiaron radicalmente porque después de este evento la pareja cayó rendidamente enamorada, el odio pasó a segundo plano; sorprendieron a todos con una boda a pocas semanas de haberse reencontrado. La invitación corrió por todo México pero solo 1,000 personas asistieron, nombres como: Miroslava, Columba Domínguez, Emilio el “Indio” Fernández, Julio Bracho y Fernando Soler entre otros.
Una boda que emocionó a todo México, la pareja de ídolos citaron a sus invitados en la Finca de Catipoato en Tlalpan sus seguidores esperaban emocionados en la puerta del lugar para ser testigos del evento. Con respecto a la comida ofrecieron mole, carnitas, tequila, agua de jamaica, de horchata y algunos licores extranjeros, una boda muy mexicana.
Regresando de su luna de miel, María Félix tuvo que realizar un viaje; Jorge Negrete fue ingresado al hospital por una falla hepática ella estuvo a su lado apoyándolo, lamentablemente el matrimonio no duró tanto, tras un año y un mes juntos decidieron divorciarse.
Tras la muerte de Jorge Negrete en diciembre de 1953 comenzó la pelea entre la familia del actor, una feroz batalla por el legado había comenzado, deseaban todo lo que había tenido que ver con él, incluso el collar de esmeraldas que le había regalado a “La Doña” el día de su boda, la manzana de la discordia con un valor de 300 mil pesos de aquel entonces.
Lo curioso es que el actor mantenía una lista de deudas, entre ellas el collar, su muerte llegó en la Ciudad de Los Ángeles, su esposa se encontraba de viaje así que tuvo que regresar de inmediato, María por su parte llegó al hospital a acompañarlo junto a su familia, hermanos y madre del actor. Algunas versiones dicen que María le pidió a su hermano que le entregara las pertenencias de Jorge, un anillo de diamantes, una pluma y otros objetos actitud que evidentemente ofendió a la familia no obstante la disputa del collar se encendió aún más cuando le pidieron que lo devolviera, que no era suyo, aun lo debía y María no lo quería entregar.

“lo consideraba mío (…) yo que culpa tengo que no lo haya terminado de pagar”.

Curiosamente la actriz regresaría a Francia pero cuando quiso hacerlo los policías se presentaron en su casa para impedírselo hasta que la situación de la joya se resolviera.
Finalmente la actriz no devolvió el collar, fuentes mencionan que ella lo pagó de su dinero, otros que su nueva pareja pagó la deuda. Según “La Doña” el collar de esmeraldas lo engarzó en otras piezas de joyería.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.