Por la boca muere el pez

70

Tenía muy poco tiempo de ser presidente de los Estados Unidos cuando se convirtió en tendencia mundial. Donald Trump se ha robado el épico discurso pronunciado por Tom Hardy en su papel de Bane en la película El Caballero de la Noche Asciende.

Ya sabemos que los Trump acostumbran a robar discursos y si no, recuerden aquél que pronunció la hoy primera dama, Melania en plena campaña y que era curiosamente similar a otro speech que había dado la mismísima Michelle Obama días anteriores. Pues no, quizá para ellos no sea novedad.

Pero, vamos a ver por qué es ese discurso precisamente el que nos hace decir que a Donald Trump se le fue la lengua. No es un secreto que tiene una aversión hacia todo lo “mexicano” y lo ponemos entrecomillado, porque para Trump y para toda la gente originaria y un tanto conservadora de los Estados Unidos, a toda persona que vean de origen latino, es para ellos mexicano, como para nosotros, a toda persona que vemos güera, le decimos gringo.

Pues bien, no sabemos si el presidente de los Estados Unidos, sepa que el personaje de Bane fue creado por DC cómics en 1993, es uno de los villanos más recientes del universo de Batman. Bane, tiene orígenes latinos, así es, el cómic lo marca como una persona que es una especie de paisano nuestro. De entrada, la máscara original del personaje (no la que Nolan diseñó para El Caballero de la Noche Asciende), está inspirada en los luchadores mexicanos, y específicamente entre la de El Santo, Tinieblas y Máscara Sagrada; también en los cómics Bane tiene su origen en una isla ficticia llamada Santa Prisca, y que según algunos expertos en el cómic y en antropología, podría ser una combinación entre lugares de Republica Dominicana y Haití. En el cómic, Bane crece en una prisión llamada Peña Dura, donde se hace el líder y una especie de señor feudal y tiene como arma un tierno osito de peluche que esconde un cuchillo.

Quizá Trump no sabía que se estaba robando el discurso de una película se superhéroes. Quizá tampoco sabía que se lo estaba robando al villano. Menos que a quien se lo robaba, en la cinta causó una ola de anarquía y caos. Y mucho menos que ese personaje a quien se lo robó, es un “mexicano”. Por la boca muere el pez.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.