La relación mortal entre Noel y Liam que destruyó el sueño de Oasis

199

 

“La razón por la que no he matado a Liam es porque no quiero ver llorar a nuestra madre”: Noel

 

Los odias, los amas, los golpeas, los defiendes, los ridiculizas, los cuidas. Sólo quienes tengan hermanos podrán comprender lo caótico, maravilloso, desesperante y alentador que es ese tipo de relación. Es tanta la confianza y la convivencia diaria que la línea del respeto desaparece a menudo.

En los casos felices, las peleas son sólo el aspecto superficial de una relación fuertemente amorosa; un lazo irrompible que aún con el tiempo, permanece intacta. En otros menos afortunados, una relación lastimada obliga una separación casi necesaria. Las pequeñas rencillas se van acumulando hasta formar una masa de odio ya insoportable.

Los grandes talentos no están exentos de las dificultades humanas. Este es el caso de los hermanos Gallagher.

En la década de los 90, los clubes de Manchester vieron nacer y crecer una banda de jóvenes que tocaban a menudo. Los asiduos asistentes jamás sospecharon que los jóvenes que iban a beber cerveza, venderían millones de copias en sus primeros álbumes y mucho menos que su banda sería considerada por la revista Rolling Stone como una de las 50 más grandes de la historia del rock.

Los integrantes de The Rain –como se llamaban al principio– tuvieron algunos cambios. Eventualmente Liam se volvió la voz y Noel tocaba la guitarra principal, hasta ese entonces adoptaron el nombre de Oasis.

La fama llegó como una ola gigantesca. Drogas, fans y alcohol fueron una peligrosa mezcla que supo arraigarse de la soberbia en los jóvenes hermanos. Como si fueran víctimas de una regresión en el tiempo, arrojados a la permisibilidad que el dinero y el poder otorga, ambos comenzaron a tomar actitudes infantiloides que, a la larga, terminaría no sólo con un grupo legendario, sino con su relación.

Los hermanos Gallagher protagonizaron decenas de escándalos. El estar frente a un numeroso público nunca fue un impedimento para externar su furia. Incluso, los presentes fueron el blanco  y testigos de ataques algunas veces. Como en Los Ángeles, donde Liam lanzó la pandereta a Noel en pleno concierto y modificó la letra de las canciones buscando insultar a los presentes.

En otra ocasión, durante un Unplugged de MTV al que fueron invitados, Liam se negó a cantar argumentando que le dolía la garganta y estaba indispuesto. Noel tuvo que suplirlo mientras veía a su hermano desde el palco bebiendo con su novia mientras profería insultos ridiculizando su actuación. En otro momento, metió decenas de personas al estudio donde se grababa “(What’s the Story) Morning Glory?” lo que enfureció a Noel quien le rompió un palo de criquet en la cabeza. Alguna vez, en un momento de juerga, Liam cuestionó a su hermano sobre la paternidad de su hija Anaïs, lo que lo enfureció hasta golpearlo.

El año pasado salió a la luz  el documental “Supersonic”, donde justamente se reflejan las caóticas personalidades de cada uno, que al confrontarse, termina en un desastre de egos.

La relación entre ambos estuvo mediada por el uso de la violencia. Rumores apuntan que ambos sufrieron ataques por parte de su padre cuando eran niños, lo que pudo haber condicionado un comportamiento agresivo. Sin embargo, el uso y abuso de drogas y alcohol, la falta de algún grado de humildad –se autoproclamaban la mejor banda de Gran Bretaña– pudo haber fomentado una conducta altanera e insensible.

“Es un traidor… era difícil trabajar con él, porque bueno… no despiertas una mañana y dices ‘¡oh!, todo es demasiado rock and roll para mí’. Es la base sobre la que construimos nuestra carrera. ¿Qué es lo que te gusta? Así que, una vez que expresé todo lo que tenía que decir –al punto en el que estoy llegando: me quebraré y me callaré (…) pero él es un pequeño bastardo. Siempre quiso ser un solista. Siempre estuvo en su cabeza. Él amó su pequeño momento en los reflectores, cuando hacía sus solos a mitad de los seis de Oasis”, dijo Noel en una entrevista en Rolling Stone.

Muchos rumores han circulado entorno al posible reencuentro de Oasis. La última vez que estuvieron juntos fue minutos antes de iniciar un concierto en París. Noel simplemente dijo que no podía seguir trabajando con su hermano un día más y abandonó la banda. Desde entonces no han vuelto a pisar los escenarios juntos. Una reconciliación es incierta.

No tenemos manera de elegir la familia donde naceremos. A veces puede parecer que somos los más desafortunados por nacer con las personas que nos tocaron. Al parecernos tanto, chocar con nuestros hermanos puede ser algo normal. ¿Hasta qué punto la gloria y la fama son los motores de destrucción de lo que más deberíamos amar?

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.