Los cambios físicos más dramáticos de actores en el cine

150

Diez actores que bajaron o subieron de peso porque su papel lo exigía

El trabajo del actor no es sencillo. Hay que adentrarse en el personaje para pensar, hablar, comer, caminar, reír, llorar, respirar, dormir y moverse como él. Es olvidarse de lo que en verdad es cada actor para estar en el presente y sentir cómo ese personaje se va apropiando del cuerpo y mente. Si bien hay diferentes técnicas y escuelas de actuación, algo en lo que todo buen actor concuerda es que se trata de un trabajo muy demandante. Para muchos no es suficiente recordar los diálogos horas antes de la filmación ni adentrarse en el rol minutos antes de pararse frente a la cámara. Hay quienes viven con el personaje, se lo llevan a casa, duermen con él, sueñan con él y despiertan con él. ¿Es una buena técnica? ¿Es arriesgada y puede ser fácil perder la línea entre lo real e irreal? Cada actor elige qué método utilizar y hasta dónde es capaz de llevar su mente para transformarse. Pero a veces esta transformación va más allá y también se torna física, y no sólo por el hecho de caminar o vestirse diferente, sino por lucir distinto. Hay actores que han bajado o subido de peso considerablemente para personificar mejor a alguien. Decir sí a un papel para el que se requiere subir más de 20 kilos o bajar más de 15 no es fácil, no sólo por la estética sino por salud. Si el papel es lo suficientemente fuerte o bueno, de acuerdo a los actores, algunos como los ejemplos presentados a continuación harán lo que sea si el papel así lo requiere.

Estos son algunos actores que bajaron o subieron de peso considerablemente para uno o más papeles; una transformación física y dramática.

Matthew McConaughey

El actor de Texas bajó entre 21 y 23 kilos para interpretar a Woodroof en El Club de los Desahuciados. Para conseguirlo acudió con un nutriólogo para hacerlo de la manera más segura posible y cuatro meses antes del rodaje comenzó con el proceso para perder kilos, aproximadamente un kilo y medio a la semana. El actor comentó en entrevista para la BBC que fue increíble cómo al perder toda la engería del cuello para abajo se sintió más despierto e hiperactivo. Incluso dormía tres horas menos porque no eran necesarias.

Christian Bale

Para la película El maquinista, en la que interpreta a un hombre que padece de insomnio y que jura que alguien intenta volverlo paranoico, Christian Bale tuvo que perder alrededor 28 kilos. Para bajar de peso se alimentaba prácticamente con café y una manzana desde unos meses antes del rodaje. Posteriormente subió de peso y tuvo que ejercitarse bastante para interpretar a Batman en las cintas de Christopher Nolan. No solamente recuperó lo perdido, sino que aumentó unos trece kilos más. En 2010 volvió a bajar de peso para interpretar a Dicky Eklund en El Peleador actuación que le valió la ovación de la crítica y con la que recibió un premio Oscar. En 2013 nuevamente recuperó peso, esta vez de más para interpretar al estafador Irving Rosenfeld en Escándalo Americano . Sin duda es un actor que está dispuesto a jugar con su peso si el papel así lo requiere.

Renée Zellweger

La actriz de El Diario de Bridget Jones tuvo que subir bastante de peso, alrededor de trece kilogramos, para interpretar a la famosa solterona. Fue complicado para la actriz, quien inmediatamente que terminó de rodar se dedicó a perder el peso ganado. Además un año después de haber interpretado a Bridget le tocó hacer el papel de la asesina Roxie Hart en el musical de Broadway llevado al cine Chicago. Para este rol tuvo que bajar más de su peso normal. Sin embargo tuvo que recuperar todo lo perdido para la secuela Bridget Jones: Al Borde de la Razón.

Jared Leto

Para la película Chapter 27 sobre el asesinato de John Lennon tuvo que subir 30 kilogramos para interpretar a Mark David Chapman. No fue sencillo para el actor realizar esto, por lo que dijo no volver a someter su cuerpo de esa forma para un filme, al menos no para subir de peso. Para El Club de los Desahuciados, el actor de nuevo jugó con su peso, esta vez perdió bastante para interpretar a Ryon, quien padece de VIH y para el que perdió 15 kilos, además de depilarse las cejas y el cuerpo.

Robert De Niro

Para interpretar al boxeador Jake LaMotta en la cinta de inicios de la década de los 80, Toro Salvaje , Robert De Niro se dedicó a subir de peso y sobre todo ganar músculo. Para este papel tuvo que entrenar durante horas e incluso el mismo boxeador LaMotta entrenó con él para asegurarse que el parecido, la forma de actuar y de moverse fueran lo más cercanas posible. El actor consiguió subir 27 kilos.

Matt Damon

El actor dejó su buen aspecto físico cuando interpretó al agente Bourne para la cinta El Desinformante en la que interpreta a Mark Whitacre. El actor subió más de 13 kilos para este papel y de acuerdo con información del Daily News, el actor dijo que lo único que tuvo que hacer para conseguirlo fue comer como solía hacerlo cuando era estudiante.

Vincent D’Onofrio

El actor subió alrededor de 32 kilogramos para interpretar al soldado Leonard Lawrence en la cinta de 1987 del reconocido director Stanley Kubrick: Cara de Guerra. El actor llegó a pesar 130 kilos y además que tuvo que raparse. Kubrick estaba convencido que el personaje tendría más impacto si el actor lucía obeso y actuaba de manera torpe. Fue una transformación física muy complicada. Incluso se lastimó la rodilla debido al exceso de peso mientras entrenaba para el papel, por lo que el actor tuvo que someterse a una cirugía. Para D’Onofrio esta transformación le cambió la vida. El actor comentó para The New York Times que las mujeres ya no lo miraban y escapaban de él.

Charlize Theron

La actriz y modelo nacida en Sudáfrica subió más de 13 kilogramos para el papel de Aileen en Monster: Asesina en Serie . Esta interpretación de esta prostituta fue aclamada por la crítica por lo que recibió el Oscar a mejor actriz. Theron comentó que se alimentó de comida chatarra para conseguir el peso ideal, donas y papas fue lo que agregó a su dieta para conseguir esos kilos de más. El resultado fue una Charlize Theron irreconocible.

Anne Hathaway

La actriz perdió aproximadamente 11 kilogramos para el papel del musical Les Miserables en el que interpretó a Fantine. Para lograrlo comió como máximo 500 calorías al día. La actriz comentó que siguió una dieta con la que bajó primero 4 kilos y medio y después 7. Prácticamente dejó de comer durante 13 días que estuvo en filmación. Debido a que fue algo delicado la actriz contactó a un nutriólogo para saber exactamente cómo podía bajar de peso sin que le afectara demasiado. Además de ello tuvo que raparse la cabeza; el resultado fue una actriz que lucía prácticamente esquelética.

50 Cent (Curtis Jackson)

El famoso rapero, mejor conocido como 50 Cent, perdió entre 22 y 25 kilogramos para su papel en All Things Fall Apart. El músico famoso por su musculatura se dedicó a perderla para lucir como un jugador que padece cáncer. Para lograrlo siguió una dieta a base de líquidos durante nueve semanas. Una transformación que sorprendió a sus fans cuando el músico compartió en las redes sociales fotografías de su drástico cambio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.