Los millennials cubanos

111

En la actualidad el término millennial se ha vuelto muy habitual para la mayoría, aunque es probable que ya hayas leído mucho sobre esta generación, engloba a los nacidos entre 1981 y 1995, aquellos que oscila entre los 20 y 35 años actualmente; sin embargo, es necesario abordar un tema esencial que está muy ligados a ellos: la tecnología. Estos jóvenes nacieron en plena era digital, situación que los ha llevado a adoptarla como si fuera una extensión de su cuerpo, es parte esencial de sus actividades, así como el Internet y los dispositivos móviles constituyen su estilo de vida.

Si nos hacemos la siguiente pregunta: ¿qué ocurre, entonces, con los millennials cubanos? Es decir, aquellos que viven en un país en el cual sólo alrededor del 10 % de la población tiene acceso a redes sociales. Según lo que han dicho diferentes medios de comunicación, el poder adquisitivo de la mayoría de las familias cubanas es limitado para obtener servicios indispensables, mucho menos para comprar una tablet, un smartphone, una computadora, o un buen paquete de datos para tener conexión a Internet.

Más allá de la conexión que ofrecen los grandes hoteles, en los años recientes se han abierto espacios públicos donde tanto locales como visitantes se pueden conectar a la red gratuita que ofrece la compañía ETECSA, la empresa de telecomunicaciones de Cuba; eso sí, es una conexión lenta, con horarios definidos y, en la mayoría de los casos, deficiente.

Es en esos parques de la Habana vieja y la nueva donde se pueden ver a decenas, a veces cientos, de jóvenes chateando, compartiendo fotografías, descargando videos, realizando videollamadas, entre otras actividades. Son lugares de convergencia social en los que pasan diferentes horas de su tiempo inmersos en sus dispositivos; algunos para el simple esparcimiento, otros con fines de información o didácticos. La ciudad en este aspecto no parece tan lejana a la realidad que se aprecia en otras sociedades.

Ahora tienen su perfil en las redes sociales más populares, les es posible tener contactos de todo el mundo, envían y aceptan solicitudes de amistad; se crea la comunidad global y virtual ya conocida por muchos de nosotros. Los 85 puntos públicos de Wi-Fi que existen en la capital cubana han dado una nueva fisionomía a la ciudad.

Los millennials cubanos tampoco se escapan de la fiebre que constituyen hoy las series de televisión; existen comercios especializados que ofrecen paquetes para descargar una cierta cantidad de títulos para sus dispositivos. Una base de datos que es nutrida por las producciones más afamadas de los Estados Unidos y de otras naciones.

De igual manera, han encontrado en la tecnología una alternativa para ganar dinero. Muchos de estos jóvenes comercializan las tarjetas prepagadas “Nauta” que te permiten navegar durante determinado tiempo con su respectivo costo. Esta actividad no es legal, pero es su manera de “emprender” y sacar ventaja de lo que los rodea; son millennials.

Para muchos de ellos, éste y otro tipo de trabajos no oficiales son la fuente principal para obtener los recursos suficientes y adquirir los dispositivos tecnológicos que tanto anhelan. No todos los jóvenes tienen la necesidad de trabajar para adquirir sus gadgets, ya que en Cuba también existen las clases sociales.

Ellos son parte de una sociedad cubana que está cambiando de manera innegable, son los herederos del final de una historia que perduró durante más de 55 años, no escapan a un mundo global y sus tendencias. Pasear por el malecón o reunirse para conversar con los amigos o la pareja en El Prado, uno de sus principales puntos de convivencia, ahora se combina con tres a cuatro horas diarias de conexión, se sumergen en este mundo virtual adictivo.

Son los nuevos escenarios para la cámara de un turista. La novedad en una tierra presuntamente atrapada en el tiempo y lejana a la modernidad, con todo y sus beneficios y perjuicios. Es una realidad, la tecnología ha llegado a la vida de los millennials cubanos, los ha tocado para abrazarlos y cultivarlos.

Fuente: http://culturacolectiva.com/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.