Los últimos días de Freddie Mercury

515

Freddie Mercury fue un cantante, compositor, británico de origen hindú una voz sin igual y virtuosa, conocido mundialmente por haber sido vocalista del grupo Queen. Sus últimos días dieron la respuesta a las sospechas, moriría de SIDA.

El 23 de noviembre de 1991 Freddie Mercury confirmó lo que muchos sospechaban a través de un comunicado de prensa expresando su padecimiento con estas palabras: “Respondiendo a las informaciones y a las conjeturas que sobre mí han aparecido en la prensa hace dos semanas, deseo confirmar que he dado positivo en las pruebas del virus VIH y que tengo sida”. Como un balde de agua fría en ese momento ya no solo era la estrella de rock sino un luchador más contra esa terrible enfermedad. Mencionó que era el momento de la verdad, para alentar a la gente que deseaba luchar en contra del Sida.

Su asistente personal por 12 años Lucy Williamson estuvo al pie del cañón hasta el último día de vida, observaba como Freddie salía todas las noches de fiesta, estuvo ahí en muchos de los grandes pasos que dio hasta llegar a la cima, sin embargo también lo vió caer y luchar con una enfermedad en silencio, Lucy no lo supo hasta que lo confesó en 1987, tajantemente Freddie dijo que no volverían a tratar del tema después de eso.

Al ser una persona muy reservada tanto para su vida pública como en la personal según expresa Williamson, Mercury no quería que la gente se enterara, solo le interesaba que oyeran su música sin relacionarlo con la enfermedad. Pocos eran los que sabían de su situación, familiares cercanos, amigos y la banda nada más.

En esos años la enfermedad era poco conocida, de hecho no se hablaba mucho sobre el tema, apenas y tenía un nombre. Freddie era muy abierto con su sexualidad. el no escondía sus preferencias considerándose como una persona bisexual. Ahora imaginense si el VIH era poco conocido, el tratamiento era rudimentario, en sus últimos días Freddie Mercury tuvo puesto un catéter venoso para poderle administrar medicamentos 3 veces al día.

En los 90’s la sociedad no mostraba tolerancia ni mucho menos apertura hacia la enfermedad, de hecho Freddie Mercury había sido acosado por varios diarios sensacionalistas de Gran Bretaña en los que mostraban fotografías suyas en una situación desmejorada, su cambio físico, su aspecto poco saludable que intentó día con día aparentarlo con maquillaje e iluminación en sus presentaciones.

Así el último video del tema  “These Are The Days Of Our Lives” fue grabado en blanco y negro para disimular su color de piel ya muy pálido y las úlceras que habían surgido. La letra ya daba indicios de lo inevitable el final de la banda ; la canción que marcó una premonición en su inminente enfermedad “The Show Must Go On”.

Su último año ya reflejaba su falta de ánimo y de energía pero eso no fue un impedimento para dejar la música, grabó tantos temas como le fue posible, Freddie solo pensaba en retirarse.

Las cosas se complicaron cuando su sistema inmunológico colapsó, ingresó al hospital y finalmente a unas horas de morir lanzó el comunicado para por fin estar en paz “lo último que hubiera querido es que pensaran Freddie murió con un oscuro y sucio secreto”.

3 personas realmente estaban al tanto de su situación final, su pareja el peluquero Jim Hutton, su ex novia de juventud Mary Austin a quien incluso le dejó una gran parte de su fortuna, derechos de autor de canciones y a quien le compuso la canción “Love Of My Life” y al manager de la banda Jim Beach.

Pero eso no fue todo, previó todo hasta el último día, su testamento estuvo dividido para sus amigos y familiares; dejó un legado musical y una serie de videos sobre la enfermedad que padeció, donó 30 millones de euros a la lucha contra el Sida. Hasta la canción de su funeral dejó lista. Eligió “Barcelona” tema que compartió con Montserrat Caballé a quien la catalogó como la mejor cantante del mundo, tuvo tres razones para elegirla: Anhelaba cuando era niño acercarse a la música de la Ópera, tenía el sueño de ser parte de la banda sonora de los Juegos Olímpicos. Lamentable que no pudo ver a la gente cantando y disfrutando su tema “We Are The Champions” en todo el mundo.

Su muerte sin duda fue un suceso importante en la industria de la música pero para toda una generación.

 

Pero sigue vigente, muchas generaciones han conocido al gran Freddie Mercury.

 

El video de 1988 En vivo de la interpretación de Barcelona:

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.