¿Qué podemos esperar de Valerian y la ciudad de los mil planetas, de Luc Besson?

155

 

Valerian and the City of a Thousand Planets es una película próxima a estrenarse y el más reciente trabajo del director Luc Besson. El film está planteado como una adaptación de la serie de novelas gráficas Valérian, agent spatio-temporel (Valérian, agente espacio-temporal), escrita por Pierre Christin e ilustrada por Jean-Claude Mézières desde 1967 hasta la actualidad.

La premisa del cómic se ambienta en un futuro distante, en el siglo XXVIII, en el que los avances tecnológicos han permitido que la humanidad colonice otros planetas y la vida en la Tierra se asemeja más a una utopía, ya que la mayoría de sus habitantes prefieren vivir en un mundo virtual, donde se dedican a placeres hedonistas, no hay guerras ni conflictos.

Valérian es un agente encargado de mantener el orden en el planeta, muchas veces recurriendo a viajes en el tiempo, en los que busca regularizar paradojas y evitar catástrofes temporales.

Después de ver los diversos avances de la adaptación a estrenarse en julio del 2017, podemos sacar a relucir algunos cambios que parecen haberse realizado y unas cuantas semejanzas que se respetaron entre el cómic original y la película. A continuación veremos los más notorios.

Los cambios: el título y la premisa

Valerian and the City of a Thousand Planets (Valerian y la ciudad de los mil planetas) no es el título de ninguno de los cómics existentes de la colección. Sin embargo, parece estar basado en L’empire des mille planètes (El imperio de los mil planetas), la cuarta entrega de la serie editada por primera vez en 1971.

En dicho número, Valérian y su compañera Laureline deben investigar a las autoridades de Syrte, la enorme y majestuosa ciudad que es considerada la cuna de múltiples civilizaciones y el centro mismo de un Imperio Galáctico, al cual la Tierra no pertenece (de momento).

En la película, la mentada “ciudad de los mil planetas” fue bautizada como “Alfa” y cumple la función de un nexo entre diferentes civilizaciones extraterrestres cuyos representantes se reúnen en esta ciudad para compartir conocimientos y vivir en armonía. La llegada de una amenaza externa lleva a las autoridades del planeta a convocar a los agentes terráqueos Valerian y Laureline para proteger el destino de mil planetas.

Las semejanzas: los personajes y su dinámica

Lo que caracterizaba al Valérian, creado por Pierre Christin, era su construcción más similar a la de un antihéroe que la del héroe clásico de los cómics. Hay que considerar que esta novela gráfica fue concebida para emular el éxito de creaciones como Buck Rogers (1928), de Phillip Francis Nowlan, y Flash Gordon (1934), de Alex Raymond.

A diferencia de los mencionados héroes espaciales, Valérian no tiene el físico de un superatleta, es bastante falible en cuanto a personalidad, no es particularmente noble ni generoso y es un tanto machista y mujeriego.

Por otro lado, su compañera Laureline es diametralmente diferente: es bastante reflexiva y de pocas palabras, vista en muchos aspectos como una «mujer de armas tomar», de poca paciencia y carácter algo antisocial. Esta personalidad es el contrapeso ideal para Valérian.

Ambos personajes se nivelan el uno al otro a través de su relación como compañeros en la fuerza, como así también en lo personal, naciendo entre ambos una relación que va más allá de la amistad.

La importancia argumental de Laureline creció tanto a lo largo de las diferentes entregas del cómic que, en el año 2007, la serie paso a ser oficialmente rebautizada como Valérian et Laureline, tanto en sus subsiguientes aventuras como en las múltiples reimpresiones de las primeras.

Ese aspecto humano y realista fue la principal causa de que el personaje se ganase a los lectores de inmediato, recurriendo no solo a la acción, sino también a la picardía, el humor y el cinismo. Esto parece haberse respetado bastante en el guion de la película, al mostrar la relación tensa entre el despreocupado Valérian (Dane DeHaan) y una severa Laureline (Cara Delevingne).

¿El comienzo de una franquicia?

No parece coincidencia que la adaptación se base en el cuarto volumen de la serie de novelas gráficas. Este número tiene la particularidad de mostrar la evolución de la relación entre sus protagonistas, un aspecto que argumentalmente siempre funciona en el cine.

Considerando que las aventuras de Valérian se siguen editando en la actualidad, no sería una gran sorpresa que, si la película resultase un éxito, apareciesen varias secuelas e incluso precuelas de esta. La trayectoria de este dúo de aventureros espaciales es sumamente amplia, lo que permitiría dar lugar a toda una saga de secuelas, precuelas e incluso series de la saga.

Y hablando de series…

Al ser uno de los cómics más leídos y respetados de Europa, no podía faltarle su propia adaptación televisiva. La misma llegó en 2007 como una coproducción de Francia y Japón, lo que explica que el estilo visual de los personajes se asemeje mucho a un anime.

La serie no fue el éxito que se esperaba, pero cosechó muchos cultistas a lo largo de sus 40 episodios. Como cualquier adaptación, sufrió algunos cambios en su historia y trasfondo, pero básicamente logra adaptar (muy sintéticamente) cómo es que Valérian y Laureline se conocen e inician sus aventuras como equipo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.