Ron Weysley casi acaba con la carrera de Rupert Grint

113

Por el estrés, la férrea disciplina y las responsabilidades que implica una carrera en el cine mundial, el británico estuvo a nada de dejar la actuación.

 

Ser un niño o adolescente actor en medio de Hollywood no debe ser nada fácil. Ya hemos visto a muchos actores que han confesado lo duro que fue ser estrellas de importantes películas siendo tan pequeños.

Uno de los casos es el de Rupert Grint, del que hasta ahora poco se ha hablado. El actor, en una entrevista con Entertainment Weekly habló sobre lo difícil que fue para él, y contó que estuvo a punto de abandonar la actuación.

Con tan solo 11 años, Rupert Grint entró en el mundo de Harry Potter para interpretar a Ron las películas, el actor se transformó en una de las estrellas juveniles más importantes, junto a sus compañeros Daniel Radcliffe y Emma Watson.

Ellos dos también tuvieron una época de crisis post Harry Potter, de la que afortunadamente salieron y ahora, continúan desarrollando su carrera actoral, sobre todo Emma, que con el estreno de La Bella y la Bestia se ha colocado en la cima.

Pero hasta el momento no habíamos escuchado la versión de Grint sobre su propia crisis, una muy grande, que casi lo lleva a dejar la actuación tras terminar de filmar la última entrega de la saga en 2011.

Fue una época muy dura para el actor inglés de 28 años, que se sentía dentro de una burbuja que lo apartaba del mundo exterior:

“Cuando empecé, la actuación nunca fue algo a lo que yo hubiera aspirado. Solía actuar en el teatro del colegio y cosas del estilo. Pero nunca fue algo con lo que yo soñara. Es decir, sí que me enamoré de ello mientras lo hacía. Pero también es verdad que llegué a preguntarme ‘¿Es esto lo que realmente quiero hacer?’. Lo que quería era vivir un poco. Sentía como si me hubiera perdido muchas cosas. Después de estar en un ambiente adulto a una edad tan temprana, sólo quería alejarme de ello y no tener ningún tipo de compromisos, y simplemente ser libre”.

Afortunadamente no tomó esa radical decisión, y continuó con su carrera, aunque lo cierto es que nunca logró despegar, como sí lo hicieron Radcliffe y Watson. De momento, no ha tenido ningún papel que se destaque al igual que Ron, pero de todas maneras, es bueno saber que luego de esa crisis, descubrió que realmente quería seguir actuando, y no dejó todo, sabiendo que con todo el dinero que ganó luego de Harry Potter, podría haber vivido bien el resto de su vida.

Recientemente, el actor participó de dos proyectos para British TV, uno de ellos fue Sick Note, y el otro, Snatch, pero aún no ha encontrado algo que lo vuelva a destacar. Pero aún está a tiempo.

No es ninguna novedad el hecho de que los niños talentosos del cine sufran grandes traumas y momentos muy complicados, que los llevan no solo a dejar la actuación, sino también a entrar en el mundo de las drogas (como Macaulay Culkin) y otro tipo de dificultades. Son pocos los que logran seguir adelante, pero seguramente su gran talento y pasión por lo que hacen hayan sido el empujón que les permitió continuar.

 

Fuente Vix.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.