De Antorcha Humana a Capitán América: El triunfo de Chris Evans en el mundo de los superhéroes

128

 

“Universo cinematográfico de Marvel: dando segundas oportunidades a la Antorcha Humana desde 2011” decía un tweet jocoso con la imagen de Chris Evans como Capitán América y de Michael B. Jordan como Killmonger (villano que interpretará en Black Panther), dos actores que no tuvieron demasiada suerte como parte de Los 4 Fantásticos —el pionero grupo de superhéroes de Marvel al que Hollywood todavía no ha sabido cómo adaptar exitosamente— pero tuvieron la posibilidad de redimirse.

El papel de Michael B. Jordan todavía está por verse, pero en el caso de Chris Evans, es innegable que su Capitán América se ha vuelto parte esencial, y la más reconocible, del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), la franquicia más exitosa de la historia de Hollywood.

El Tony Stark de Robert Downey Jr. fue el que dio inicio a la saga, que se construyó sobre su popularidad, y es el que aporta el costado más cool, el encanto del superhéroe falible y humano, el humor y la ironía al MCU, pero es el Capitán América, Steve Rogers, su verdadero líder, la guía moral y espiritual de la franquicia, la figura intachable y admirable.

El héroe arquetípico pero con rostro humano

Una figura que Chris Evans encarna a la perfección, desde su aparición en Capitán América: el primer vengador como un soldado debilucho con suerte, hasta su versión final de supersoldado, con una combinación de músculos e implacable poderío físico que no hace más que realzar su noción de justicia y su rectitud, en lugar de difuminarlos.

No es sorpresivo que Chris Evans tenga un vínculo muy estrecho con este personaje, que además de moldear definitivamente su carrera se puede suponer que fue también significativo a nivel personal.

Se pueden rastrear en su cuenta de Twitter numerosos mensajes que, en medio del clima político agitado y dividido de los últimos tiempos en Estados Unidos, apelan a la tolerancia, la unión y el respeto, aunque defendiendo sus posturas —control de armas, derechos LGBT, oposición a la Dakota Access Pipeline y al “veto musulmán” de Trump— y hasta su patriotismo con convicción, tal como Steve Rogers lo haría, lo que ha desatado esa inevitable comparación en medios de prensa.

El camino de Capitán América

Más tarde, reveló que se había negado simplemente por miedo:

“Tenía mucho miedo, porque era un contrato por muchas películas.

Si vas haciendo películas una por una, y de repente decides que no quieres seguir haciéndolo, puedes tomarte un respiro y reevaluar la situación.

Pero con este contrato enorme, si no te está yendo bien, mala suerte, tienes que ir y hacerlo otra vez. Eso es aterrador”.

Finalmente decidió que a los miedos hay que enfrentarlos y aceptó el desafío.

Evans no lo dijo, pero probablemente detrás de este miedo estaba presente su experiencia con Fantastic Four, una ambiciosa y millonaria franquicia de superhéroes que tenía todo para ser un éxito —un gran elenco y grandes personajes muy populares— pero terminó siendo cancelada por la mitad debido a las pésimas críticas y el fracaso en la taquilla.

No fue su única incursión previa en las adaptaciones de cómics

Poco después fue parte del notable elenco de The Losers —con Zoe Saldana, Idris Elba y Jeffrey Dean Morgan, entre otros—, una comedia de acción basada en el cómic de Vertigo del mismo nombre, y luego participó en Scott Pilgrim vs. The World interpretando a uno de los villanos. Dos experiencias que tal vez pusieron algo de contrapeso al fracaso de Los 4 Fantásticos.

Cuando ya había protagonizado las dos primeras películas de Capitán América y el enorme éxito The Avengers, Evans dijo que una vez que finalizara su contrato inicial con Marvel, que estipulaba su aparición en seis películas, se alejaría un poco de la actuación y se dedicaría a dirigir.

Quizá previendo que su contrato inicial con Marvel iba a extenderse, Evans logró hacerse un tiempo luego de filmar The Avengers y antes de ocuparse de Capitán América: Soldado de Invierno, para dirigir su primer largometraje, Before We Go, el que también protagonizó junto a Alice Eve.

Un drama romántico notoriamente influenciado por Before Sunrise (Richard Linklater, 1995) que no fue muy bien recibido por la crítica pero que evidencia su voluntad de salirse, al menos temporalmente, del mundo de los superhéroes.

Chris Evans tiene por delante un cameo como Steve Rogers en Spider-Man: Homecoming, y finalmente las dos películas finales de los Avengers, con las que completará un total de 9 apariciones como Capitán América.

¿Será este el final de Chris Evans como Steve Rogers?

Puede haber cambiado de opinión, pero esto dijo en 2015:

“Mira, si Marvel me quiere, me tiene. Nunca había estado en una relación profesional como ésta, quiero decir, mira mi filmografía: estoy acostumbrado a estar en un set de grabación pensando “Ah, ¿esta película será muy mala?”.

Pero Marvel no para de hacer películas grandiosas, lo hacen mientras duermen. Sus directores y productores y actores y guiones, es como un patio de juegos para un actor”.

La decisión, entonces, parece ser de Marvel, aunque la relación de Chris Evans con el Capitán América parece haber evolucionado lo suficiente como para que sus caminos se separen, lo que podría ser beneficioso para el actor y para el personaje.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.